Punto de Contacto con los Pedales

Hay dos motivos por los que el punto de contacto con los pedales es importante para el analisis biomecánico.

 

  • Primero, se debe considerar la tensión a la que se somete al pie a la hora de pedalear para prevenir lesiones y dolores.
  • Segundo, Este es el punto de contacto responsable de del movimiento de la biela y el plato y por tanto del empuje de la bicicleta.

 

Análisis de Carga

Desde una perspectiva biomecánica, la conexión de los pedales y las zapatillas a través de las calas es interesante. Cuando andamos o corremos, tenemos distintas fases:

Primero, el talón toca el suelo. segundo, el peso se cambia a la zona central del pie y tercero, los dedos presionan contra el suelo para producir empuje. A través de este movimiento repetitivo, soportamos el peso con distintas partes del pie durante el proceso de una sola zancada.

Por el contrario, cuando pedaleamos, la fuerza la ejerce únicamente la parte delantera del pie. la ventaja es que hay bastante menos impacto en comparación con la carrera a pie, por lo tanto, los ligamentos, tendones y articulaciones sufren menor sobrecarga. Pero el menor tamaño del área de impulso es peor para la distribución de presión en el pie. De acuerdo con la ley física básica: presión = fuerza X área, un área más pequeña conlleva una mayor presión en los pies y especialmente en el dedo pulgar del pie. Lo que causa los bien conocidos problemas de pinchazos y entumecimiento de los dedos, sensación de ardor en los pies o entumecimiento de la parte delantera de los mismos. Debido a la mayor frecuencia de carga (comparado con la carrera a pie) los puntos de presión individual en la parte delantera de los pies se cargan repetidamente con menores fases de descarga.

Las medidas dinámicas de distribución de la presión mientras se esta rodando con la bicicleta se utilizan para grabar y analizar la presión en los pies. De esta manera se pueden localizar los puntos de presión característicos del individuo.

Basándonos en estas medidas de distribución de la presión, se pueden tomar distintas medidas para reducir la máxima presión. Además de otras podemos

 

  • Elegir una zapatilla adecuada,
  • Encontrar la posición adecuada de las calas
  • Elegir las plantillas adecuadas.

 

Se ha comprobado que la elección de distintas zapatillas, ocasiona distintos patrones de presión (manteniendo el resto de variables constantes, posición, cadencia, resistencia). También el hecho de cambiar la posición de las calas(al frente/atrás, izquierda/derecha) puede ocasionar cambios.


Como para las zapatillas de los corredores a pie, las plantillas provocan seguramente el mayor efecto sobre la distribución de la presión. Mediante una ligera modificación del área del arco longitudinal del pie o la adaptación de la zona retro-capital (área entre la base de los dedos y el arco longitudinal) se pueden reducir los valores de la presión, porque la carga pasa a estar distribuida sobre un área mayor. Cuanto mejor es la adaptación de la plantilla al pie del ciclista y sus necesidades, mejor es la situación de la carga del pie.

Diagnósticos del rendimiento

El segundo aspecto interesante de los pedales como punto de contacto son los diagnósticos de rendimiento. La cuestión a resolver en este punto es bajo que condiciones el corredor alcanza el rendimiento óptimo, para conseguir el mejor empuje a traves de la transmisión de potencia a los pedales. Para este propósito debemos tener en cuenta 3 parámetros de relevancia: cadencia, fuerza de pedalada y potencia.

La cadencia (frecuencia de pedaleo) responde a la unidad [1/min], midiendo el número de vueltas por minuto del plato . Se trata por lo tanto de una medida de la velocidad de pedaleo. Debido a la conexión fija entre los pedales, la cadencia del pie izquierdo es identica a la del pie derecho.
Esta fuerza se mide en Newtons e indica la fuerza del pedaleo. Cuando consideramos un periodo más largo, hay un comportamiento fuerza-tiempo que normalmente difiere para los dos pies.

Mientras pedaleamos hay una fase de empuje, que va desde la posición más alta a la más baja del pedal. Durante esta fase la mayor parte de la fuerza se transmite a los pedales. En la fase de recuperación hacia arriba del pedal, que va desde la posición más baja del pedal a la más alta, la interacción entre el pie y el pedal es baja. En el mejor de los casos podemos referir una potencia negativa en esta fase.En cualquier caso, las mediciones han evidenciado que pocos ciclistas son capaces de generar Fuerza durante esta fase. Es obvio que ambas fases son contrarias para el pie izquierdo y el derecho, mientras que el ciclista ejerce presión descendente en uno de los pedales, el pedal opuesto asciende y viceversa. Esta es la suma de las fuerzas de los dos pies que determinan el empuje en un instante determinado.

Los parámetros cadencia y fuerza, se pueden utilizar para determinar la potencia del ciclista. Durante un largo periodo de tiempo estos determinan la velocidad media identificada sobre la distancia recorrida. El rendimiento se puede mejorar mediante el incremento de fuerza en los pedales o mediante el incremento de la frecuencia de pedaleo.

El mayor inconveniente de los sistemas convencionales empleados para el diagnóstico del rendimiento es su incapacidad de separar la potencia total ejercida por el corredor con los pies izquierdo y derecho. El desarrollo del sistema de medida GeobioMized y el correspondiente software que permite la diferenciación entre los pies izquierdo y derecho bajo circunstancias reales resulta importante para lograr equilibrio en el pedaleo y alcanzar la simetría entre los pedales izquierdo y derecho, pudiendo conseguir un pedaleo redondo.