Punto de Contacto con el Manillar

El manillar es el punto de contacto donde descansan las manos del ciclista, se trata del punto donde los hombros, codos y antebrazos actúan indirectamente.

La capacidad de las manos para soportar la carga a la que se les somete es limitada. La posición del ciclista sobre la bicicleta es la mayor responsable de la sobrecarga en las manos y brazos durante el proceso el pedaleo.

Cuando se pedalea incorporado, la presión ejercida sobre las manos no es muy importante, en este caso el manillar se utiliza como un leve apoyo y se utiliza en su mayoria para guiar la dirección de la bicicleta.

Al colocar las manos en la zona inferior del manillar de una bicicleta de carretera, las manos deben aguantar un peso mayor que cuando las llevamos en la parte superior. También la posición de los  triatletas o de los contrarelojistas carga la gran parte del peso del ciclista sobre el manillar mientras que las manos ven aliviada la carga gracias a los accesorios adicionales sobre los que se apoyan los antebrazos.

En menor medida en posiciones como la estándar de una bicicleta de carretera la manos se ven sometidas a gran presión. Esta presión puede ocasionar puntualmente compresión sobre los nervios que pueden pinzarse, ocasionando pinchazos o entumecimiento en los dedos.

Puramente cuestión de nervios

Los pinchazos o entumecimiento de los dedos se debe principalmente al sobreestrés al que sometemos a los nervios:

El nervio mediano, que transcurre justo por debajo de la piel através del tunel carpiano. Se encuentra en el area interna de las manos y es el responsable de la funcionalidad de los dedos pulgar, indice y medio. Durante las rutas en bicicleta es importante reducir la presión sobre este nervio para asegurar un agarre firme al manillar y los frenos.

El nervio cubital, transcurre através de la cara externa de la mano y aporta la funcionalidad de los dedos anular y meñique, en caso de se incremente la presión sobre este nervio, se incrementará la sensación de hormigueo o pinchazos en la cara externa de la mano y los dedos anular y meñique.

Debido a la pequeña area de apoyo y el corto radio de curvatura, el manillar es desde un punto de vista biomecánico el punto de contacto más problemático. Para determinar los valores de presión entre las manos y el manillar se han realizado experimentos de medida de presión en los que se han fijado sensores de presión directamente en las manos de los sujetos a estudio cuya señal se ha enviado por ondas de radio y guardadas en un ordenador.

Dichas medidas se pueden utilizar para valorar los efectos de distintas configuraciones de ls bicicleta, (longitud de la potencia, angulo del manillar, posicion de los frenos, ...), diferentes areas de apoyo (barras de triatlon, posiciones de agarre) o diferentes tipos de guantes. Debido a la distinta configuración que requiere cada sensor, este metodo es bastante laborioso y requiere de unas condiciones complicadas de reproducir. En cualquier caso, en el laboratorio se puede utilizar este analisis para valorar distintos manillares, asi como su configuración o seleccionar los guantes adecuados para el binomio ciclista-bicicleta.